Una pena de seis años, seis meses de prisión y 9,000 días de multa,
equivalente a 428,400 pesos (40.800 dólares), se le impusieron a Edgar
Rubio Corazón
, de 26 años de edad, quien se dedicaba a comercializar
música, películas y series de televisión en todo el territorio nacional
e incluso, en el extranjero a través de su página web.

De acuerdo con la Asociación Protectora de Cine y Música de México, esta condena, dictada en marzo por un
juzgado de la ciudad de Cuernavaca, supone un “caso sin precedente en
Latinoamérica”.

La detención de Rubio se produjo a raíz de
una denuncia ciudadana y tras de la identificación del número de IP
(Protocolo de Internet) de la página de internet desde la que operaba,
con lo que cual fue posible la ubicación de su domicilio.

Después
de obtener una orden de allanamiento, la Procuraduría General de la
República consiguió localizar al acusado en su casa, en la que se
requisó el equipo informático con el que trabajaba, así como 1,024
archivos de audio y 3,069 discos compactos grabados con material
protegido por los derechos de autor.


Mi pregunta es porque en a las afueras del metro, en los mercados sobre ruedas, afuera de los mercados fijos y un gran etcétera sigues los puestos de este material y nadie hace nada?

Porque a un joven con una pagina de internet que seguramente vendía el 2% de lo que venden en los puestos si lo aprenden y a los miles que tienen sus puestos no?, inclusive cuando hacen los operativos e incautan todo el material NO APRENDEN a los vendedores.

Esos vendedores no llegan a su casa, se ponen a bajar las series y a quemarlos, no, ellos solo distribuyen el material, hay un zar de la pirateria que hace millones de copias de DVD y de CDs y distribuyen en todos los mercados y en todo el país, pero a ellos nadie los investiga, los cargamentos de millones de DVDs y CDs piratas que van dirigidos a estos grandes centros de producción de piratería, las bodegas, la distribuición a esos nadie los investiga porque tienen el suficiente dinero y poder para corromperlos, incluyendo a las asociaciones.

Porque vemos que los secuestradores, defraudadores, usan el correo y el internet y nunca vemos que rastreen el IP para detenerlos o investigarlos?, sin duda hay algo muy extraño en esta operación que mas me suena a venganza que a justicia.