LOS ANGELES (Reuters) — El grupo Backstreet Boys afirmó que ha sido víctima de políticas de compra y venta y que trata de recuperar 100 millones de dólares por medio de una demanda contra su sello discográfico.

La banda demandó a Zomba Music Group, tras alegar que la discográfica le prohibió grabar un nuevo álbum debido a la preocupación por una fusión -ya concretada- con el gigante alemán de los medios de comunicación Bertelsmann AG.

Conoce nuestra app en facebook